sábado, 2 de octubre de 2010

Implicaciones y retos


Qué esperar… que lo virtual y lo presencial cada vez se complementen más, muy posiblemente algunos espacios educativos se abrirán para la virtualidad, en algunos se podrá instalar y puede comenzar a funcionar en toda su expresión, en otras por el contrario, se retornará a la presencialidad, pues hay esquemas muy arraigados sobre la concepción enseñanza- aprendizaje. Lo que sí es claro, es que nuestros estudiantes cada vez harán más demandas en términos tecnológicos y debemos estar preparados como docentes para acompañar este mar de información, con reflexión e intencionalidades claras. También creo que en un futuro cercano las políticas educativas sean cada vez más coherentes e incluyentes en todos los sentidos.


La tecnología… realmente es importante, siempre y cuando se asuma como un medio para potencializar, como una mediación que ayuda a dotar de sentido una realidad, pero considero que no puede ser el fin y tampoco el centro, por el contrario el centro SIEMPRE tendrá que ser el sujeto que construye su conocimiento, pues la tecnología facilita y posibilita esa construcción, pero no puede ser el único medio.


Otros roles… por estos días en el aula de clase, aparecen otros roles que inquietan y hacen que las rutinas escolares se dinamicen un poco, aparece el profe que también es estudiante y quiere implementar lo que está aprendiendo, el estudiante que siempre sabe dónde está toda la información y los otros compañeros le consultan, las familias que quieren hacer parte de la formación y que se toman el tiempo de enviar buen material para la clase, los estudiantes que tiene un gran dominio de las herramientas pero que aún no logran ver cómo aplicarlas al ámbito académicos, creo que cada día surgen más roles y que no siempre es fácil identificarlos y abrir espacios para que se expongan.


Retos… el primero es personal y mental, pues hacer realidad la frase de nuestra primera invitada “entregar las llaves” no siempre es tan sencillo como se dice, pues aunque entrego las llaves de las habitaciones con alguna frecuencia a mis estudiantes, pocas veces he podido entregar las llaves de la casa, es decir, logro entregar responsabilidades y correr riesgos pequeños, pero de los requisitos y conceptos que considero fundamentales, aún prefiero encargarme yo, aunque esta confesión resulta un muy dura de hacer, creo que es el momento y el lugar. Por tanto sólo voy a asumir un reto, confiar más en mis estudiantes y en todas las posibilidades que ellos tienen.


Limitaciones… un modelo tradicional que aún permea las instituciones y que no permite precisamente entregar las llaves, poco tiempo institucional para planear y prepara una buena moderación y evaluación, manejo más puntual de ciertas herramientas y voluntad grupal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada